ENTENDER NO ENTENDIENDO.

 

 

            Éste entender no entiendo, como pasa, no lo sé, ni lo podré explicar. Pero sí diré que alguien ha estado en mí y me ha llenado de sus gracias y dones.

            Leyendo en la Biblia sobre los preparativos que hizo David para construir el Templo de Dios y que su hijo Salomón construyó, pienso en cómo tendré yo que adornar mi alma            donde mora Dios por la gracia. Nuestra casa es espiritual, donde se comunica Dios Espíritu con el alma, y en donde el alma llega a sentir su toque divino por unión de amor.

            Yo creo que todas las virtudes con que adornemos nuestra alma serán pocas para ser morada de Dios que tanto nos ama.

 

 

            DÍA 12-7-1981

 

            Mi oración de hoy ha sido muy recogida en el Señor. Yo le digo, como siempre, que quiero volar como el águila para quedarme en nada.

 

            Señor, quiero ser completamente tuya y vivir solamente dándote amor. Un amor que te sea agradable. Señor, que Tú vea en mí, no sólo deseos de amarte, sino también amor. Y un amor hecho obras y convertido en obras de amor.

            Que yo sea como Tú quieres que sea. Yo quiero amarte y darte amor.

 

            Al venir de comulgar el Señor me da una fuerza interior, como diciéndome que “fuera debilidades de carácter para darte amor. Mi fuerza es tu fuerza

 

            Señor, con ella yo seré fuerte para darte amor.

            La obediencia suple lo que no me dejan hacer.

 

 

 

            DÍA 13-7-1981

 

            El Señor me da unos deseos grandes del desprendimiento de las cosas y de generosidad para los demás. ¡Fuera concesiones! ¡Fuera infidelidades! ¿Fuera gustos y caprichos! ¡Fuera todo lo que estorba para ser de Dios, y cuanto más, mejor!

            Cuando Él me da estos deseos, es que quiere de mí realidades de obras, y que sean obras hechas por puro amor a Él. Por eso, siento en mí su Fuerza divina, la cual me da fuerzas para conseguir mis deseos, los deseos que Dios pone en mí. Si Él me da deseos de volar como las águilas, también Él me dará las alas.